12 de septiembre de 2013

Agur agosto

     Insólito mes de entre los doce, como inusual forma de disfrutarlo. Mientras Iris y el resto del equipo escalaban de la forma habitual en vacaciones, yo combinaba roca, bloque y roco...

     Lo bueno de entrenar en verano ha sido conocer nuevos paneles y las hospitalidad de quienes los  
regentan, y lo malo, que si no se elige y se quiere estar "en misa y repicando" resulta que "ni chicha ni limoná". A ver si al menos tengo buenas sensaciones en las inminentes competiciones.

     Entre todas las experiencias vividas me queda la sensación de que el verano, así como llega, se escurre entre mis dedos, el frenesí del tiempo que se esfuma. Quizás sea esa percepción por lo que esta vuelta nos las hemos tomado con buen humor, eso, y que siempre es agradable volver juntos al hogar y el reencuentro con los nuestros.

     A todos aquellos con los que hemos compartido el verano, a los antiguos y a los nuevos amigos ¡Gracias! ¡Esperamos volver a coincidir con vosotros!






































3 comentarios:

  1. Qué guapos todos! tengo ganas de veros :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y nosotros también, ganas de que vengáis y de que no os volváis a ir

    ResponderEliminar